lunes, 31 de enero de 2011

"El alcalde del crimen"

“El alcalde del crimen”, de Francisco Balbuena (ed. Martínez Roca, 2011) es una apasionante novela histórica que nos ofrece una trama policíaca trepidante protagonizada por el personaje de Gaspar de Jovellanos en la época en la que, con poco más de 30 años, ocupó el cargo de alcalde del crimen en Sevilla, una mezcla de juez, fiscal y policía para los asuntos civiles.

En el año 1776 la ciudad de Sevilla se ve convulsionada por la aparición de una serie de sacerdotes decapitados. Los cuerpos no presentan herida alguna, solo un corte limpio, sin sangre, con una especie de líquido solidificado en torno a los cadáveres.

El encargado de investigar los crímenes será Gaspar de Jovellanos, el alcalde del crimen. La resolución del caso se vuelve imprescindible para mantener el orden en la ciudad, debido al particular contexto histórico que vive la ciudad y el país. Sevilla había quedado como el último reducto importante de los ilustrados, por lo que Pablo de Olavide, su asistente y personaje que había acumulado tanto poder que se podía considerar el virrey de las tierras andaluzas, se había situado en el punto de mira de la Inquisición, concretamente de Gregorio Ruiz de Olarte, comisario en Sevilla del Santo Oficio. Jovellanos sabía que “el inquisidor trataría de acrecentar la tensión en la ciudad culpando de la muerte a los enemigos de la religión”. La única manera de impedírselo era esclarecer todo y detener al culpable cuanto antes.

En la investigación contará con la ayuda de un misterioso personaje, Twiss, un viajero inglés que había llegado a Sevilla con una misión secreta, muy urgente y más importante que esclarecer un asesinato, pero finalmente acepta ayudar a Jovellanos. Juntos formaran un eficaz equipo, en el que se complementarán, Jovellanos con su inteligencia y carácter reflexivo y Twiss como hombre de mundo y de acción. Enfrente tendrán la oposición de la Inquisición, que se niega a seguir perdiendo el poder que tenía antaño y que cuenta con Ruiz como hombre duro e implacable.

Pero Jovellanos también contará con una inesperada ayuda desde el mismo clero. El Cardenal Francisco Solís, hombre moderado y sensato quiere ayudarle a esclarecer los asesinatos, por lo que ofrecerá la colaboración de Mariana de Guzmán, una joven e inteligente aristócrata que será el enlace entre los dos.

La novela tiene como protagonista a una ciudad en decadencia, “todo en Sevilla daba signos de abandono y ruina, todo aparentaba ser la reminiscencia de una era extinguida”. Jovellanos se sentirá abrumado ante la empresa de detener al asesino. Según él mismo señala el caso “sobrepasa mis posibilidades en esta ciudad tan poseída de secretos, ignorancia e intriga”.

La investigación le sumergirá en una historia de intrigas, conspiraciones, falsas acusaciones, engaños, aventuras, luchas, traiciones, masones y búsquedas de tesoros. La historia policíaca se desarrolla a ritmo de thriller, con un personaje muy peculiar, el médico Domingo Morico, que utilizará todo tipo de métodos heterodoxos para analizar los cadáveres en una época en la que no se podía realizar una autopsia, “una práctica que ya era bastante habitual en tierras como Escocia y Holanda desde hacía varios siglos, pero que en Sevilla su sola mención aún equivalía a un sacrilegio, y su práctica a una segura sentencia de muerte”.

La novela, además de la intriga y el misterio que se mantiene hasta el final, nos ofrece el enfrentamiento entre la intransigencia de unos personajes y la lucha por la libertad de otros, además de una intensa historia de amor.

Puedes comprar el libro en Popular Libros.